De aquellas aventuras

Justa la princesa

que destripó las leyendas

cubriendo de gusto los colores

terminando su vida con un hacha.

Sin trueques ni probarlos

en esta puñetera vida

que los bufones van en ferraris

y los nobles en babosas.

Ya no se cantan ni pregonan

las andanzas de caballeros

algunos se han ido al exilio

lejos muy lejos de las suegras.

Y por experiencia del mercenario

que dolor más tremendo en combate

ya no quedan cuentos hermosos

ni repelentes monstruos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s