Rumiante

Gelatina de ámbar

entre cubitos de hielo

el sabor del ácido

corroe las venas.

Un disco de vinilo

que suena del revés

mensajes contradictorios

en los pulgares heridos.

Francotirador

directo al corazón

las caras del sufrimiento

abortan el tiempo.

Tener miedo ante los gritos

colgando una llamada

a la espera de infiltrarse

para encontrarse a si mismo.

Amada Tortilla

La tortilla de patatas es mi amor

su sabor se hace tierno en la boca,

jugosa en el centro, dorada por fuera,

perfecta para cualquier momento.

Con su simplicidad, nos enamora,

un plato sencillo, pero lleno de sabor,

hecho con huevos y patatas,

reina de la cocina española.

Se puede comer fría o caliente,

como plato principal o como aperitivo,

es versátil y adaptable,

la tortilla de patatas es el mejor regalo.

Así que levantemos nuestras copas,

a la reina de los platos españoles,

a la tortilla de patatas, mi amada,

por siempre serás mi favorita.

Cadenas

Las cadenas del mundo nos sujetan

nos aprisionan y nos limitan

nos mantienen sin libertad

y nos hacen perder la razón.

Hay cadenas de la pobreza

que limitan el progreso y el bienestar

que mantienen a la gente en la miseria

y que nadie parece querer combatir.

Hay cadenas del odio y la discriminación

que nos separan y nos hacen daño

que nos impiden ver la belleza

en cada ser humano y en cada ser amado.

Hay cadenas de la injusticia y la opresión

que nos hacen sentir impotentes y pequeños

que nos impiden soñar con un mundo mejor

y que nos hacen sentir solos y solas.

Pero no debemos rendirnos

debemos luchar contra las cadenas

debemos buscar la libertad

y debemos creer en la igualdad.

No debemos temer las cadenas

debemos enfrentarlas y vencerlas

debemos alzar la voz

y debemos unirnos en la paz.

Nocturno

En la noche oscura y tenebrosa

el terror se apodera de mi mente,

las sombras se agitan y me persiguen

y los gritos de la noche me asustan.

El viento susurra terribles secretos

y los monstruos se esconden en la oscuridad,

mi corazón late fuerte y sin cesar

y el miedo me paraliza en la cama.

Pero aun así, sigo adelante

con valentía enfrento mis miedos,

porque sé que son solo producto de mi imaginación

y que la luz del día me traerá paz.

Y así, con el alba llega la calma

y el terror de la noche se desvanece,

dejando atrás solo un sueño vivido

y la fuerza para enfrentar la próxima noche.