Y…Amor…Y

Tienes de mí lo importante, que es conquistar mí alma, mí mente, mí espíritu, mí ser y aunque de ti esté a una parada de tren y ello contenga nuestros corazones juntos romperán toda barrera.
Vive ahora tu presente, vive los días que sean, si tu piel reclama caricias y de tristeza te llenas cierra los ojos y piensa… Que mis manos te calientan, que mis besos te llenan y que el tiempo será corto para amarte cuando quieras.
En cada instante de mis días, en cada minuto de mi vida… Siempre, pienso en ti, y no puedo dejar de soñarte…
Deseo abrazarte, besarte y sentirte… Sentirte como en el más profundo de mis sueños.
Te quiero.

El mundo repelente

Durante miles de años la gente se peleaba por los tres estados después de la muerte, lo que llamaban cielo para los que se portaban bien, el infierno para los que se portaban mal y el mundo para los repelentes donde tenían cabida unos pocos exclusivos. Con el paso de los siglos el mundo de los repelentes fue silenciado, no se sabe si por causas naturales en la conciencia del olvido o porque tres son un mal número para los que quieren explicar lo que hay después de la vida.

Si existe lo bueno y lo malo, ¿cómo clasificamos a los repelentes?. Quizás por ello lo quitaron de la ecuación y lo simplificaron pero no por ello se muestra ese mundo como menos interesante o por lo menos curioso, ¿qué es un repelente?. Según la Universidad de la puta vida un repelente es todo personaje que no pasa por ser indiferente a nadie y al que todos no quieren ni ver en pintura, es arrogante, gritón, malvado, petulante, presumido, incordio, irrespetuoso, caprichoso, indisciplinado, celoso y un largo etc (etc: ese tipo cansa).

Por eso me gustaría que se recuperara esa vieja costumbre de tener el bien y el mal controlado y de paso a los repelentes también. Aunque hablar de lo que pasa después de la vida crea controversia o incluso miedo si me permiten la licencia yo no creo en lo habitual, me gusta pensar que hay como capas, como otros planos existenciales por los que vamos pasando hasta volver a reencarnarnos en otro tiempo, en otro lugar, ya seamos buenos, malos o repelentes.

Reflexiones arcoíris

Reflexiones filosóficas

jugando al escondite

siempre debajo de la cama

o dentro del armario.

Desaparecer sin decir nada

como cuando no había Internet

aquello que era anticuado

pero curaba el estrés.

Y si te digo la verdad

ahora todo es vértigo

vamos a tanta velocidad

que ni siquiera nos miramos.

Por eso dentro de una normalidad

quién pueda tener la emoción

de vivir felizmente a cuatro trapos

es de una envidia inimaginable.

La patrona

Como la uña y mugre

puño en alto no te desanimes

las cosas no son de manual

ni suficiente el papel de baño.

No lleves más de lo que necesitas

en la jaula aún quedan plumas

siguen colgando la ropa

de la soga más alta.


Esa güera que es ancestral

con las pieles desgarradas

bonita con sus pinturas de guerra

detrás de una reja.

Anuncio doméstico

del ofrecimiento más celebre

esa cordura que asoma

en sus voces de un megáfono.