Toma asiento

Muerte y sarcasmo

cristales rotos

el estado de mi vida

sucumbe.

Mis ojos ven el caos

en un asiento de un tren

lanzado al espacio

con sonoras luminarias.

Una melodía se propaga

como tragos cortos de vodka

al grito de guerra

de una inocente malvada.

Saco las puás de mi lengua

y rasgo las vestiduras mojadas

en el fluido de tus orgasmos

mientras cantas.

Mis emociones

Cuando te amo lo siento tanto

porque aunque cierre los ojos

te veo tan claramente que tiemblo

y esa sensación no la cambio por nada.

Te amo cuando te veo con tanta fuerza

que todo mi sistema nervioso es fuego

aquello relacionado con la sensibilidad

que tantos grandes momentos me ha dado.

Amo con el sentimiento primerizo

porque ello me ha enseñado que es un jardín

que si lo vas podando y cuidando

no se deja de amar no se deja de querer.

Siento mil y una emociones

que son los hilos que marcan mi vida

son los destinos y caminos que me guían

al destino seguro de estar en tus brazos.

Ya cuesta tanto

¿Se acerca mi fin?

Quien lo sabe.

No quiero ser abono

pero ¡estoy tan roto!

Clavados los puñales

en cada parte de mi

huesos dolidos por el tiempo

mente derrotada.

¿Dónde está la esperanza?

Ya no puedo pensarlo

nada está claro en mi ser

estoy vencido.

Tantas preguntas tengo

que ya ni escucho mi eco

de las emociones vividas

de todo aquello que he perdido.

Un pelo

Un solo pelo

de tu hermosa cabeza

es un puente a la vida

la esperanza de mi rutina.

Ese pelo moreno

que me crea fantasías

y de entre ellas amorosas

de las que hacen historias.

Un pelo de tantos

de esos que son legión

que moldeas o se alisan locos

me alimentan la pasión.

Del que se regala

en un sobre en blanco

porque cuando un pelo es mechón

es para siempre.