Entre sueños

El forastero

Era una noche oscura y tormentosa cuando llegó a la pequeña aldea de Arcade. Nadie sabía mucho sobre el extraño forastero, pero algo en su mirada gélida y en su sonrisa malévola hacía que todos se sintieran incómodos. Se instaló en un antiguo piso en el centro del pueblo, y poco a poco, comenzaron a ocurrir cosas extrañas.

La gente de la aldea empezó a desaparecer, uno por uno, sin dejar rastro. Los perros aullaban toda la noche, y los niños decían haber visto cosas horribles en las calles cercanas. Nadie se atrevía a acercarse al piso del extranjero, pero todos sabían que él estaba detrás de todo.

Un grupo valiente de aldeanos decidió investigar el piso, y lo que encontraron allí les dejó paralizados de miedo. El forastero resultó ser un vampiro antiguo, y había estado utilizando la aldea como su fuente de alimento. Los aldeanos lucharon contra él, pero en vano. El vampiro se escapó en la noche, dejando a la aldea destruida y aterrorizada.

Lo que sucedió en Arcade se convirtió en leyenda, y nadie volvió a hablar del vampiro. Pero los que sobrevivieron nunca olvidaron la noche en que el mal llegó a su tranquila aldea.