Atado

Pesadilla

de las manos atadas

para no hacer la llamada

que libere las cadenas.

Que aprietan

cuanto más te mueves

que te rozan la piel

te comen la carne.

Que te vuelve loco

el saberte inútil a la suerte

de quien te tiene preso

a merced de su vida.

Y esperas despertar

darle un sentido a todo eso

pero sigues atado por las manos

y hay sangre por todo el suelo.

Escritor

Perder el contacto con la realidad

es la evasión de un escritor

para no arrancarse la cabeza

cuando no llegan las letras.

Cada paso firme que damos

en cada pagina que componemos

es como una operación especial

que nos cuenta todo deprisa.

Pero si las cosas salen bien

en esta tierra diversa

no hay dinosaurios sin plumas

ni oscuridad en los libros.