Reflexiones arcoíris

Reflexiones filosóficas

jugando al escondite

siempre debajo de la cama

o dentro del armario.

Desaparecer sin decir nada

como cuando no había Internet

aquello que era anticuado

pero curaba el estrés.

Y si te digo la verdad

ahora todo es vértigo

vamos a tanta velocidad

que ni siquiera nos miramos.

Por eso dentro de una normalidad

quién pueda tener la emoción

de vivir felizmente a cuatro trapos

es de una envidia inimaginable.

De lo que dicen y dirán

En la asamblea de la vida

se comen las castañas crudas

no hay facilidades para nadie

ni para quien pone el carbón.

La ruleta rusa de los años vividos

son las cascaras perdidas de lo comido

de lo primero que se viene a la cabeza

si no es escupido. 

Ser lo más vulnerable

de lo que reconoces como alternativa

es vivir con cuatro trapos al viento

sin tapujos ni remordimientos.

Y es que por mucho que te juzguen

tengan razón o no de hacerlo

en un tumulto de opiniones global

todo te debería importar una mierda.

Mujer de ojos grandes

Me gustaría acariciar tu rostro

sentir tus manos en el mío

poderte besar los labios y decirte

mirándote a los ojos TE QUIERO.

Los dos compartimos pasiones

tus palabras son mi pan de cada día

las mías oscuras y profundas

buscan tú luz que las guíe.

Me encanta verte sonreír

me produce una enorme felicidad

saber que aún puedo hacer

latir a un enorme corazón me da paz.

Quizás sea un atrevido por pensar y decir

que te siento como un alma gemela

de esas a las que le entregas todo tu amor

y puedes llamar con cariño compañera.

 

 

 

 

«Vida»

Vida

¿por qué me tratas así?

hazme un guiño

un poquito de suerte.

Vida

tu que me viste crecer

dime

¿me estás castigando?.

Vida

yo te he adorado

y tuve la ilusión puesta en ti

¿dónde nos perdimos?.

Vida

¿qué será de mi?

no me contestes ahora

déjame soñar y dormir.