La galleta

Me terminé la galleta

periodo de reflexión de mi lengua

atando sabores de conservantes

en cada mordisco.

Miré a la bolsa media vacía

nació el debate en mi interior

pues a estómago lleno

mal no le presta otra galleta.

Terminada y reciclada

llegó el remordimiento terrible

de todas esas grasas saturadas

que terminan en mi interior.

Intento convencerme

que de sólo se tiene una vida

disfrutarla o demonizarla

no depende de la suma de las galletas.

Comunicado

El síndrome maligno

de desconfiar de las personas

son como viejos cómics

quemándose en la hoguera.

En la agenda perpetua

de los poetas oscuros mandan

aquellas locuras protegidas

sin derechos de autor.

De los recuerdos imperecederos

que no dejan espinas

todo lo que se puede llevar

se escribe en papel de regalo.

Al encuentro

Noticias no buenas

traes con el pan bajo el brazo

atendiendo a tu vida

pegada al teléfono.

Empacho de empanadas

pinturas de la piel colgada

calamares a la romana

una sombra perdida.

Hotel con fantasma

un mundo privado sin ruidos

errores en el estomago

espectros de la vida.

Camaradas tumbados en el suelo

la versión de la resaca

un ataque simultaneo

a la loca realidad.