Mensaje

Mandar un mensaje

sin sentirse ofendido

es como dejar la puerta abierta

al pasar del tiempo.

Nos precipitamos

cuando no nos conocemos

pero si sirve de algo

mejor con agua templada.

Poner nuestros nombres

en toda aquella ropa de casa

es más letal que la violencia

que más inquieta.

Agradecer decisiones

cuando los votos no cuentan

parece raro y extraña

cuando no tienes hierba.

Patatas nuevas

Sentada

capricho informático

con las tijeras en la mano

me corto las uñas.

Labios rojos

mi nariz es chata

tengo los dedos largos

de tanto aporrear el teclado.

Conversaciones en un chat

mientras el plátano es oro

en la agenda

mi cuerpo tiembla.

Pierdo la mirada

el sujetador me aprieta

tengo un cuadro desnudo

soy demasiado perfecta.