Coqueteando con el calor que ha venido para quedarse.

Mi cuerpo y mi mente están en lados opuestos, estos días con la llegada del calor y un alto porcentaje de humedad en el ambiente, me cuesta hasta respirar y mi cabeza parece una zona de guerra con dolor por unas altas temperaturas que antes ni me afectaban, he trabajado en varias regiones de África y del Golfo Pérsico y me encantaba la calidez y el aire seco, incluso en mis años que viví en Sevilla dentro de lo pegajoso que es allí el sol siempre le miraba un lado positivo.

Soy consciente que ahora con todo lo que tengo por mi cuerpo cualquier cambio significa tener un día medio malo a uno horrible, pero si al dolor en todos los huesos y músculos le sumamos la cabeza entonces ya apaga y vámonos. Y tampoco ayuda el bochorno nocturno a mi insomnio, justo además cuando me han dado un tratamiento nuevo para ver si consiguen que duerma más de las dos o tres horas que duermo al día, pero de momento aún no hace el efecto esperado, ya no me acuerdo cuando dormí ocho horas seguidas, creo que incluso cuando estaba sano nunca logré esas horas, siempre he sido muy activo.

Así que viendo ya como el calor aprieta y aún no son ni la una de la tarde voy a ir plegando mi cueva y buscando un ventilador para no pasar una laguna de sudor hasta que refresque en la madrugada, un abrazo a todos y tener un hermoso día.

Pensando en el final.

Cuando he visto la muerte de cerca tantas veces a lo largo de mi vida, en lo profesional, en lo personal, uno se acostumbra a verla desde un prisma diferente. Duele, si. Pero cuando lo has vivido varias veces de cerca se te forma una coraza y las lágrimas dejan de fluir, ya no se ahoga el alma.

Estos últimos días en mis revisiones metido en las maquinas, resonancia nuclear, magnética, analíticas, aumento de medicación para el dolor, pastillas para intentar dormir ya que el insomnio me corroe, corticoides y un largo etc, he pensado en mi propia muerte. Hasta ahora viví las circunstancias de los demás pero empiezo a evaluar mis propias circunstancias.

Si con todo lo que tengo no fuera suficiente el virus que nos ataca a todos también me preocupa, pillar algo así sería con mis antecedentes un viaje sin retorno y a pesar de todas las precauciones mis visitas continuas a zonas de riesgo, hospitales, centros de salud me exponen demasiado.

¿Pienso alguna vez como sería mi muerte?, todos los días. Cuando no puedo moverme, cuando me falta la respiración, cuando el dolor no me deja dormir, cuando no tengo apetito, en cada circunstancia se me viene a la mente cuando será y si tendré alguna oportunidad de regatear el desenlace final. Es duro.

Aún así reconozco que la soledad me hace pensar y darle vueltas a las cosas más de lo habitual, pero no es fácil mantener la mente distraída o en blanco cuando a cada movimiento el dolor te recuerda que el mal está dentro de ti. Suena a una posesión demoníaca (sonrisas) ¿pero acaso una enfermedad no lo es?. Un abrazo para todos, gracias por estar ahí.

Mi tristeza

Cuando la vida te da palos, en lo emocional, en la salud, en los últimos años no te cansas de pensar en que algo ha fallado. Afronto mi soledad porque entiendo o eso quiero creer que nadie quiere estar con una persona con problemas de salud y más cuando acaba de cumplir los cincuenta, si miro atrás hace unos años cuando viajaba y vivía mi vida a pleno rendimiento me entra una tristeza y añoranza que me engulle como un gran agujero. He vivido cosas increíbles a lo largo de mi vida, sólo me ha faltado Australia para dar la vuelta al mundo. He conocido el amor verdadero durante muchos años y he visto lo desgarradora que puede ser esa misma vida cuando ves como se mueren las personas que amas. Es tan difícil estar solo cuando siempre te has entregado a los demás que esta pequeña reflexión de mi vida me cuesta mucho escribirla, el tener una enfermedad que te limita con el paso del tiempo todo aquello que hacías hasta el punto de vivir entre cuatro paredes es muy duro, no tener a nadie con quien hablar, nadie con quién compartir los recuerdos o simplemente que esté ahí cogiéndote de la mano es desolador. Últimamente me he replanteado que puedo aportar y no encuentro razones que me quiten la tristeza, sé que como yo hay muchas personas en el mundo, la soledad se está apoderando de las personas por muchos motivos, con el futuro nos aislamos más, llegará un día en que ya no nos hablaremos ni interactuaremos por decisión propia, aunque a eso no llegaré a tiempo, medio siglo en mis huesos han decidido que no irán mucho más allá y no los juzgo, solamente como he dicho me siento solo y triste. Si tienen a alguien que quieren o amistades no las dejen de lado, acuérdense de ellas todos los días, cuando nadie esta ahí duele muchísimo, Un gran abrazo.

Mi tierra

Mi tierra

latido de mis venas

devorada por la apatía

y por los piratas.

Mi tierra

madre que me pario

me dio mis sueños

mi primer amor.

Mi tierra

saqueada por falsos profetas

abandonada por sus hijos

mentes traicionadas.

Mi tierra

siempre en mis pensamientos

agradecido por tus besos

y por darme la libertad.

Mi tierra

te lloro lejos

pero no por ello

olvido tu orilla.

Mi tierra

la mas hermosa entre ellas

Galicia

a ti vuelvo, ya muerto.