Mea culpa

Aun la siento caliente

en mis desbordados labios,

entre mis dientes

tu sangre a borbotones,

mea culpa.

La saboreo plácidamente

me deleito en ella,

me reconforta mientras me veo

en el cristalino de tus ojos,

mea culpa.

Me seduces con su dulzura

como rio enrojecido,

ebrio de tus carnes

del pecado de tu sangre,

mea culpa.

Te entregas a mi

me la regalas a vena abierta,

con gritos de silencio

orquestados por tu dolor,

mea culpa, mea culpa, amor.