Perdónanos

Bordado en piedra tengo tu nombre aun presente, lápida de mi vida contemplativa, el ultimo aliento de lo que se pierde por los senderos del mundo, despacho de litros de alcohol entre océanos de un gusto roto, de un apagón de sonrisas, de la muerte del verbo, de lo que nunca te he dicho.

Y me suenas a escusa, a música lejana y tartamuda, y mi dialogo es un fantasma entre las sombras de un viejo castaño, de las espinas de mis miradas, del tacto de tu fría presencia. Pero me dejo llevar, tu lo sabes mejor que un puerto esperando su pesca, sus héroes.

Y te quiero querer como te quería.

Perdónanos.

Perdón por ser inteligente

¡Burro!

¡Asno!

¡Pollino!

Maravillosos seres.

¿Tu?

¿Qué quieres ser tu?

¿Qué ofreces?

¿Qué nos puedes dar interesante?.

La nada

el vacío total

la inexistente materia gris

el olvido.

Perdona

mis anhelos femeninos

perdona

por ser más inteligente.

Pensando a las 17:51 pm

Perdono a los que sin saber lo que es sufrir una enfermedad degenerativa se burlan de ella y también perdono a los que teniéndolo todo no saben que muchos no tenemos nada para ayudarnos a combatir una enfermedad que nos maldice el día a día y se burlan de nosotros.