Resignación

Querida Muerte

siempre estás sentada a mi lado

compañera  dame un respiro

me estás agobiando.

Sé que es tu trabajo

para eso te han enseñado

pero déjame un poco más

si te lo explico lo entenderás.

Ya me has matado

en más de una ocasión

me merezco una tregua

no me rompas otra vez el corazón.

Sólo te pido una cosa

aunque ya es un imposible

querida muerte

déjame amar otra vez.

Amor mío ayer, hoy y mañana yo…

Te amé desde el primer minuto

que mi mirada conecto contigo

y esa sensación en mi corazón

jamás me ha vuelto a abandonar.

Porque eres esa parte de mi

que durante tanto tiempo he extrañado

y que he encontrado en un segundo

para toda la eternidad.

Nos hemos jurado desde aquel día

tantas cosas que se me llena el pecho

porque eres lo más maravilloso

que nunca podré volver a conocer.

Hoy es 31 de Julio del 2021

sigues siendo la única que sabe mis secretos

y yo sigo siendo el único que sabe los tuyos

creados en nuestras noches de amor.

Mañana es un nuevo día sin ti

pero no creas amor mío por un momento

que me he olvidado de ti porque lo sabes

ayer, hoy y mañana moriría y me cambiaria por ti.

Mi amor verdadero

Cuando amas a una persona tanto que te duele el corazón y eres la persona más feliz del universo a su lado te crees inmune a cualquier desgracia hasta que llega y el revés es tan grande que salir del pozo se hace una montaña interminable. Cuando una enfermedad se llevó al amor de mi vida hace años no podía imaginar mi vida a largo plazo y aunque los primeros meses fueron muy destructivos y los años primerizos a su perdida fueron una locura, el tiempo fue pasando.

El estar tantos años compartiendo una vida con una persona, siendo cómplices de los amaneceres y de lo esencial de cada día, trabajo, viajes, familia y amor, a raudales como si fuese cada día el primero, compartirle esa mirada que jamás se olvida, la del “si quiero”, la del avancemos juntos. Como pelearse con todo eso cuando ya no está.

Simplemente dejas de pelear, porque sabes que por muchos parches que puedan remendar tu corazón, ese peso que llevas por ese amor verdadero no desaparece, sigue a tu lado toda la vida, por muchas otras vivencias que se tengan, por muchos otros momentos al lado de otra persona, sin odiadas comparaciones pues cada ser humano es único y distinto, pero siempre con esa música en el fondo de tu interior que salta de vez en cuando para decirte – estoy aquí -.

Ahora que vuelvo a estar solo y con problemas graves de salud, vuelvo a recordar más que nunca los días posteriores a su perdida, me emociono y pienso que si no lo logro y tengo que partir el único miedo que tengo es no encontrarla al otro lado para volver a sonreír. Pensar en rendirse y terminar este capitulo es lo fácil, echarle huevos y seguir sufriendo este doble dolor, emocional y de salud para conservar los recuerdos de una vida ¿valen la pena?, o es mejor dejarse ir.

El amor verdadero es lo más difícil de conseguir cuando lo tienes y te lo arrancan del pecho no te engañes, por muchas cosas buenas que te puedan pasar siempre acabas mirando al cielo y diciéndole a ese amor: “te amo”.

Una estrella llamada Ana

Que dulce es tu mirada

mi querida Ana

a pesar de los planetas

que nos separan.

Que bonito es tu verbo

cuando describes galaxias

esas que vas encontrado

buscándome a mi.

Que cálido es el regreso

a tu sistema solar preferido

allí donde el sol

habla de nuestro pasado.

Que fuente de la vida

te otorgó la juventud divina

esa que te hace proseguir

incluso cuando duermes.