Invierno ya

Ya está aquí la escarcha en el campo

y el frío pegado a los cristales,

las marcas del calzado en el suelo

por la infinita capa de hielo.

Ya te acuestas y te levantas

entre la oscuridad más cerrada,

los días van bajando inexorablemente

como lo hace nuestras vidas.

Se congelan las ideas

y nos tapamos para recuperarlas,

el invierno nos enseña la crudeza

de estar alerta cada día.

Mal tiempo y mala cara

La lluvia me roba el pan

ese que intento plantar en mi huerto

el frío lo quema todo

encoge mi vida y mi estomago.

Cuando dependes de la naturaleza

para sentir como sigue la vida

todos los elementos del invierno

te quitan años de encima.

Y los achaques en mi cueva

sin lujos ni nadie que caliente mi sistema

es una enseñanza digna y pura

de sobrevivir a dos velas.

Y es una lección de humildad

que acepto con todo lo que arrastra

si una queja le pongo a el mal tiempo

es que empeore mi enfermedad.

Muñeco de nieve

Me congelo

mi cuerpo es un tempano

el hielo se forma en mi sangre

soy pura escarcha.

Me dices que ponga lana

en esas partes que tengo sin pelo

hacerme pasar por un ogro

con mucho vello en el pecho.

Y te enoja ver mis pies de gorila

pisando la nieve sin palmeras

sin dejar que tus manos me caliente

más abajo de la cintura.

Me enfrío y ralentizo

y pones tu mejor sonrisa

dices que ya no te hace falta

buscar un muñeco de nieve.