Modelo profesional

Preguntas a la vida

¿Qué le pedimos a la vida todos los días y que no nos da?.

Lo sé, lo sabes y es un imposible que carbura todas las horas, meses y años. Porque incluso aquellos que fanfarronean de tenerlo todo les falta algo. Porque el ser humano nunca se llena, no se sacia, siempre espera llegar a cotas más altas, inclusive cuando se vive en el fango o en una cueva como yo buscamos la manera de que la cueva crezca, de que el fango se convierta en hormigón para prepararnos un bunker. En llenar la despensa de realidades que se acomoden a nuestro estatus real en la sociedad.

Esta mañana hablando con mi gato le pregunte que le pedía a la vida y fue muy llano contestando, me dijo: tengo casa propia, un duplex nunca mejor dicho, con dos ventanas, arenero, sala de juego, despensa, una puerta aireada y una camada mullida y cómoda, ahhhh y un mini sofá exclusivo para mi, no me voy a quejar. Y le dije pero si pudieras pedir algo mas y me lanzo esa mirada de gatito bueno y me espetó: bueno si me traes un par de gatitas molonas, una de Angora y la otra siamesa ya no pido más. (No, no es para nada tonto).

Luego me mire al espejo y me hice la misma pregunta, y mientras pensaba que iba a contestarme, la vida se me marcho demasiado rápido.

Para la próxima no cometeré el mismo error.