Sin esperanza

No dejes que mis gritos te ahoguen

ya cálmate y cierra los ojos

deja que me vaya tranquilo

que solo te quede de mi la sonrisa…

 

 

 

Nunca fuiste pesadilla…

Y que fue de ti

en las arenas de tu desierto,

aquel donde no vivías

ni dejabas respirar tu aliento.

Que fue de la lejana primavera

donde dabas vales por un beso,

no se elegía el lugar

donde colmar tus gustos.

Extrañando tus pecas

que reinaban tu piel a gritos,

aquellos que a la vez

silenciaban tu nombre.

Mirada que vuelve loco

en ese rayo de la esperanza,

en mi cueva de los vacíos

espero tu corazón con pena…