El desayuno

Tierno

el pan tuyo de cada día

en la mermelada

compartida.

En la mesa

regalas tu presencia

en el desayuno

los dos juntos.

Hablamos

y nos reímos recordando

lo de ayer ya vivido

lo de mañana por vivir.

Me besas

acto de amor o cortesía

entre las rebanadas digeridas

sin lamentos.

Sin desayuno

¡La mierda que te pasó viejo!…

Como leches voy a tomar un desayuno completo cuando tengo la nevera vacía y es Lunes, no puedo creerme que no tenga ni medio cartón de semidesnatada, ni una misera galleta, ni un trozo de pan duro de ayer. Aquí algo falla, así que voy a ver el calendario a ver que ocurre y ¡zasca!. Estamos llegando a fin de mes y eso en España significa apretarse los huevos en modo karateka recién llevada una patada, para que luego digan que aquí se vive bien, claro que sí pero solo unos pocos los que más estiramos un paquete de arroz para treinta días y la carne la vemos cuando cogemos algo atropellado que esté fresco.

Menos mal que aún queda agua en el grifo que es el engaña bobos más sano del mundo, te metes un litro de golpe y tu estómago se cree que te has metido un conejo entre pecho y espalda, luego nos ponemos a leer un buen libro que contenga algo de especias de la buena suerte que entretenga los hemisferios cerebrales y arreando que es gerundio. A otra cosa mariposa y para el sobre cuando se ponga el sol para no sentir demasiado como ruge la marabunta en las tripas que por no absorber nada de nada se han encogido en modo reserva.

Menos mal que las bibliotecas son gratuitas (y que sigan así) y los vecinos con tantos megas en el wifi son generosos al compartir la contraseña que si distraes la mente el dolor de tripita “famenta” se pasa con menos dolor y unas sonrisas, lo mejor poner vídeos de gatitos haciendo diabluras y cuando te das cuenta ya se fueron unas horas más rápidas que el AVE del centro al Norte ¡upsss pero si no llega!. No me extraña la nevera vacía.

Y para comer me voy ahora al monte a buscar caracoles que de esos hay un montón y si me pillo para un buen plato bien lavados y sin caquitas van a quedar de lujo entre mi lengua y mi paladar jajajajaja y los políticos sin subir las pensiones ni los sueldos mínimos al pueblo llano, que ellos con sus sueldos vitalicios y demás medallas, puertas giratorias y demás memeces están que no hay quién les tosa, en otros sitios por menos hace mucho se invento la…..