Confesiones …

Me encantan tus alegrías

como el rocío por la mañana

sobre mi piel desnuda

saludando al alba.

Tu corazón me energiza

y me calienta las palabras

me hace sentir la seda

que te cubre en la cama.

Amarte como te amo

es un capricho del destino

si no hubieses entrado en mi vida

nada de mí habría existido.

Y es de bien agradecido

darle los méritos a quien los tiene

por eso me sobran las caricias

te sumerjo en mis besos.

Mi amada Olívica

Las olas en la orilla

destruye los castillos de arena

toman la playa

como yo te tomo en brazos.

Tus ojos son como algas

que tintinean como las estrellas

y no dejan rastro alguno

de los besos que me has dado.

Predicen de la extinción

de todos los seres vivos, esos

que navegan de mi cuerpo

a los acantilados de tus fantasías.

Como almeja abierta

filtrando todo lo que nos alimenta

la calidez de un rayo de sol

desnudando nuestra genética.

Y yo + o tu =

Te quiero más

más me quieres

eligiendo cómo vivir

como nos queremos.

No carece de sentido

que nos queramos así

nunca es hora de irse

si piensas en mi.

O si pienso en ti

y en seguir buscando

las cosas que te gustan

para hacerme feliz.