La galleta

Me terminé la galleta

periodo de reflexión de mi lengua

atando sabores de conservantes

en cada mordisco.

Miré a la bolsa media vacía

nació el debate en mi interior

pues a estómago lleno

mal no le presta otra galleta.

Terminada y reciclada

llegó el remordimiento terrible

de todas esas grasas saturadas

que terminan en mi interior.

Intento convencerme

que de sólo se tiene una vida

disfrutarla o demonizarla

no depende de la suma de las galletas.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s