Comunicado

El síndrome maligno

de desconfiar de las personas

son como viejos cómics

quemándose en la hoguera.

En la agenda perpetua

de los poetas oscuros mandan

aquellas locuras protegidas

sin derechos de autor.

De los recuerdos imperecederos

que no dejan espinas

todo lo que se puede llevar

se escribe en papel de regalo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s