Niñez

Hace tiempo

que dejé de ser un niño

herido y fortalecido

por la ley de la calle.

En aquellos tiempos

éramos invencibles y así lo creíamos

por eso nuestros castillos

tenían las mejores defensas.

Teníamos la mejor de las familias

porque cada uno aportaba algo

y en toda esa infancia luchadora

íbamos de la mano siempre.

Recordar aquellos tiempos

no causa pena ni fatiga

es por momentos bello

es pura melancolía…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s