Nuestras guerras

En las tiernas batallas

de mi corazón interno

siempre las pierdo o las gano

según tu estado de animo.

No puedo hacer nada

ni siquiera demostrártelo

pero según la fuerza del abrazo

ganas la guerra del beso.

En la mirada inquieta

de atacar cuando no se espera

es lo mejor hecho

para ganar el terreno.

En el paso adelante

de toda la energía producida

la que generamos juntos

te lo contaré cuando te vea.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s