Causas. . .

No puedo volver a sufrir

el silencio de la soledad,

los suspiros apagados entre gritos

con la mirada perdida en ti.

En ese abrazo necesario

que deja un punto y aparte al latido,

con las luces largas profundas

sacando las miserias del pozo.

Con las puertas abiertas

sin unas llaves fijas,

un lado de la cama con esperanzas

esperando un último beso.

Esa espera interminable

de que suene el teléfono otra vez,

tantas cosas que describir

sin una hoja de papel…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s