Nuestro calor

Vuelven las lluvias

olvidadas hace tiempo

a enfriar nuestros cuerpos

como llegadas de la nada.

Y yo me pregunto

ante la enorme necesidad

que si me enfrían demasiado

tu me volverás a dar calor.

En ese cariño amplio

de calentarnos con nuestros abrazos

no dejando que se escape

ni un poco de entre las sábanas.

Porque cuando sientes una vez

ese calor que desprende del amor

cuando ya te ha invadido

no se puede olvidar jamás.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s