Una confesión

En mi cabeza salvaje

tengo un gatito escondido

que muestra fiereza por fuera

pero abraza por dentro.

Todo ello engrandecido

por la mayor de las inocencias

aunque puedo ser un idiota

no estoy libre de toda culpa.

Me gusta sentir

y creer que puedo hacer lo mismo

aunque sufro de más

cuando me castigan.

A pesar del dolor que arrastro

intento sobrellevar la vida

aunque me mires con una sonrisa

a veces no puedo conmigo.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s