Abstracto

Las risas del nigromante

mata siempre al errante

sospechas de una cerveza

vacía sobre la mesa.

El primero en soltar hierro

en la cruzada parte del alma

en un camino duplicado

lleno de falta de estabilidades.

Como el humo perdido

en un beso desde las gafas

reconociendo el terreno

para sacar cosas del tiesto.

En la imagen invertida

de un trio satánico

donde lo que no predica come

del yunque a golpes dados…

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s