A sangre

Los cuchillos se alargan

en el aroma tardío de la sangre

volátil como las plumas

de los gorriones.

Peleas a mano

donde se entrega todo

la vida o la injusticia

de no ser el agraciado.

Donde los gritos desesperan

en los charcos del viejo plasma

con la ira cegando la mente

eyaculando un arma.

Perseguido a la orden

de matar la razón y los derechos

ya no quedan libertades

si no se despachan primero.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s