Vagabunda

Apareció de la nada

caminando sin rumbo,

estaba sola buscando su laberinto

que la liberase.

Llevaba como cinturón

unas largas cadenas de coral,

le tocaba pagar por todos sus pecados

era su karma.

Miraba al horizonte

con los ojos de una viva sin vida,

portando en sus manos

los despojos de su humilde corazón.

Sabía que no tenía destino

y el hambre que sentía no era propio,

escapar de la muerte

no es una segunda oportunidad.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s