Festival popular europeo o no

Ayer acompañé a una fan (si digo otra cosa me da con la escoba) a ver el festival de Eurovisión, nos sentamos en el sofá con nuestras pipas y galletas sin azúcar (por eso de cuidar la línea que el mundo vive de estándares) y nos dispusimos a ver un espectáculo político. Fue de agradecer que empezara temprano, a eso de las veintiuna horas pero el esperpento musical acabo cerca de la una de la madrugada, la publicidad fue corta pero las votaciones se hicieron eternas. Ya se que para los seguidores más fieles y esos fans de toda la vida se les habrá hecho corto pero la calidad de las canciones era más bien floja y el “Tongo” fue mayúsculo, lo que fue políticamente correcto se cumplió inmerecidamente, pues la canción ganadora no estaba a la altura de las que competían por ganar pero hay que primar las circunstancias en el viejo continente, esos favores ridículos que no vienen a cuento y que deja a otros países a la altura de un corral de gallinas locas. Así que me he alegrado de compartir pipas con una fan (repito por motivos convenientes la llamo fan por mi seguridad corporal) pero el espectáculo ha sido lamentable por primar la política a la buena música.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s