Desde que te fuiste

Desde que te fuiste

no he dejado de llorar

fuente inagotable de pena

que humedece mi rostro.

Tengo tan débil el corazón

que temo no poderlo recuperar

que hagan saltar esa chispa

que tu sin querer lograste apagar.

Esas ganas de sonreír

entre un abrazo y otro que no tengo

esa mirada clavada en la tuya

hasta podernos besar.

Echo en falta tantas cosas

desde que no nos podemos encontrar

que mi hogar es una carcel

de la que quiero escapar.

Un comentario sobre “Desde que te fuiste

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s