Ya no hay cuentos para princesas

Se apuñalo el corazón

con las manecillas de un reloj

quería parar el tiempo

esperar a su príncipe azul.

Pero los cuentos de hadas

se crean de las pesadillas

por eso su sangre escapó

dejándola al frío de la noche.

Y no llego la salvación

de un beso que la resucitara

de su miserable huida

en busca de la pasión.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s