Let me in

Nada de tu interior

me dejaba ser feliz

nada de tu exterior

me dejaba entrar en ti.

Como en un juego

los niveles eran más y más altos

y la recompensa peor

tirando a un momento malo.

Tirar la toalla una bendición

en un cuadrilátero injusto

donde sólo yo recibía golpes

y tu todos mis besos.

Y no es cuestión de gustos

soy un monstruo

pero al menos lo intento

pero tu me dejas fuera.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s