Regazo

Me regaña con cariño

para que no se me vaya la olla

porque ella se cuida entera

con una taza de café.

Es otra cultura extraña

del interior de la meseta

donde se reprende al adulto

como si fuera un crio.

Y me planteo sin critica

que se de que va la historia

que si quiere que uno se cuide

siempre lo puede acoger en su seno.

Cosa que sin pañal y pataleta

sin darle el pecho ni la papilla

a falta de café para el momento

a saber con que se va a entretener.

¬ Hueco ¬

Tu eres el hueco

que falta en mi pecho

ese que pilla palabras

sin decir ciertas cosas.

Donde estar ahí

no es lo mismo que no estar

sin la sinceridad supuesta

de la propia realidad.

Sin la vergüenza

de que eres parte propia

del orgullo de un mundo

donde hacen invisibles.

Esa parte humana

que hace esos agujeros

tan necesarios para vivir

tan propios del corazón.

Sudores

Escote floreado

largos en la piscina

metralla en las lágrimas

un mundo hablado.

Cuerpo de chocolate

generando un efecto azul

entre la pala y el pico

nuestras sombras.

Arcos de antaño

el barrido de las ondas

viejas melodías

retardo de un anciano.

Bañador y flotador

la hambruna en la arena

salpicaduras de sangre

nervios a flor de piel.

Estoy en paz

Me muero cada noche

cuando la distancia nos separa

cuando tu calor se oculta

detrás de la montaña.

Espero el alba

como los latidos simples

que hace que mi vida valga algo

antes de irme al otro barrio.

Y la única lastima del morirse

es que cuando te toca la parca

un ángel de tus proporciones

me da un aliento de amor con sus alas.

Pero también es verdad

que desde que me regalaste tu sonrisa

no me importa mi muerte

sino lo que he tenido en vida.