Ese punto y coma

Las terminaciones de mis nervios

buscan tus poros como el vivir

no se quieren perder cada momento

del sentir de tu existencia.

Y aunque no todo es Alcobendas

en el mundo que te rodea

has creado en tus sueños un reino

más allá de la consciencia.

Noto el olor de tu memoria

cuando te ríes de mis historias

cuando analizas todo como propio

para que te desnude en cuerpo y alma.

Y hoy me has regalado

eso que nadie entrega por nada

esa virginidad tan bien conservada

a cambio de una eternidad a tu lado.

Sobre esas cosas

La esencia de la virtud

es como una película muda

donde todo lo que se entiende se ve

y lo que no está fuera del plano.

Y me cuesta seducirte con palabras

cuando mis manos se escapan a tu cuerpo

porque soy más de hacer sentir con mis dedos

que con la obra de mis pensamientos.

Aunque te guste un romántico

de esos que llamas de la vieja escuela

no por antiguo el sentimiento

se llena más el amor en la botella.

Ni se cumple ni se hace sentir mejor

aquellas cosas que deseamos

pero que en el fondo sin tenerlas

nos da igual si pasamos un buen rato.

Me pones mala

Me pones mala

cuando no me cuentas

y si me lo haces

quiero que sea sobre mí.

No duermes

no respiras ni vives

porque sólo piensas en eso

y en terminarlo en sexo.

Y me gusta el sexo contigo

porque eres la miel de mi cuerpo

y tus besos me sonrojan

incluso cuando me dejas atada.

Me pones mala

cuando me cuentas todo

porque sigo imaginándome

lo que hacemos juntos.

De los dos

Me gusta

que te guste lo que nos gusta,

me atrae

esas cosas que hacemos juntos.

Me robas el sueño

y mi corazón es un cometa,

apagas la luz

y te conviertes en mi sueño.

Eres mi misterio

ese que siempre voy aprendiendo,

para ti soy un libro abierto

donde tú escribes las páginas.

Te quiero

y eres la claridad de mis pensamientos,

lo sabes y sonríes

silbas y eres el punto de origen.