La pisada

He aplastado las ganas

con la suela de mi zapato,

ha quedado en el cemento

mi huella marcada.

No hay ningún merito

en hacer lo que yo hice,

si el cemento está fresco

no hay valentía alguna.

Aunque se te puede quedar

la cara de cemento armado,

si consigues dejar tu huella

con el suelo ya secado.

Pero no hay tal fuerza

para ser un súper héroe,

mejor seguir caminando

despierto que seguir soñando.

3 comentarios sobre “La pisada

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s