Con ligazón

Está sucediendo

veo lo que está ocurriendo

entre mi cuerpo y el tuyo

se llama pegamento.

Lo describes en un cuento

de esos que escribes en la cama

que te gusta mi piel en tu piel

mientras nos acariciamos el alma.

Y no quieres disolvente

no quieres tentar a la suerte

te gusta estar desde dentro

viviendo el momento.

Necesito

Necesito alguien que me quiera

sentir algo de verdad

poder olvidarme de mis problemas

querer ser parte de una realidad.

Que sea una relación sincera

sin unicornios ni castillos de piedra

ni hadas mágicas y habichuelas verdes

el latir de un día a día.

Me gustaría un ser fiel y cariñosa

que no guste de dar puñaladas

ni juegue a aburrirse al tiempo

de sacar todo lo que necesita.

Otra entrada en mi diario

De las entradas en mi diario, de esas que se escriben para que lo lean en un futuro cercano o lejano, entiendo que la gran mayoría son sobre mi estado de salud y de como voy viviendo con mi enfermedad crónica degenerativa. Yo mismo quisiera escribir en sus páginas otras cosas como hacia antes cuando estaba sano pero comprendo que es la única manera que tengo de evadirme de todo lo que me sucede ya que no tengo personas físicas a mi alrededor para contárselas, para poder hacer cosas diferentes en mi limitada movilidad. La relación con otros humanos es cuando voy al Hospital, al médico de cabecera o cuando me traen la compra a casa los del supermercado, para decir gracias.

Psicológicamente es muy duro ya que a lo que tengo le unes las restricciones de una pandemia, que ya se van suavizando, pero que para mi es como al principio ya que no salgo de los dominios de mi cueva salvo como dije antes para ir a temas médicos y se me cae el mundo encima, montañas incluidas, además vivir donde lo hago no ayuda a socializar ya que vivir en el culo del mundo es lo que tiene, algunos ancianos-as que ya tienen su trote y de mi franja de edad nadie y gente más joven cero, tener dos hamters ayuda en las charlas sin espejo.

Últimamente mi salud ha empeorado, la llegada del otoño – invierno no ayuda y la desgana suma enteros incluso a la hora de socializar por internet, me gustaría poder tener sangre y hablar con otros escritores-as o que los amigos-as que hice en mis tiempos de cuando hacia directos en Twitch pero se me van las fuerzas y mis redes sociales se están quedando como un congelador vacío, tener medio siglo no ayuda no todos los de mi generación se han integrado en las mismas, aunque he conocido a personas de todas las edades en ellas a lo largo de los años, algunas me han dejado gratos momentos y otras me han apuñalado después de aprovecharse de mi pero es lo que tiene estar sólo y que estés sensible por socializar y no estar 24/7/365 solo.

En fin hoy he podido escribir, mañana igual no tendré fuerzas y recurra a mis fotografías hechas a lo largo de una vida para mantener mi blog activo, algo que es una rutina necesaria para no descolocarme y abandonar un estado racional de mi mente que se apaga a pasos agigantados. Un abrazo enorme.