Moverse o no

Moverse como un fantasma

que ha hecho algo tan grave

que se desplaza de un lado a otro

buscando su perdida alma.

Así se siente una persona

que reniega de ella misma sola

regañándose como una ley natural

que destroza su mente.

Tan propio como una intoxicación

que apenas se conoce

como un mal patrocinador

que no pinta en tu vida nada.

Pero esas almas perdidas

de esos fantasmas errantes

ya no son individualidades

si se comparten.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s