Toda va mal

Siento la tortura en todo mi cuerpo, los malestares, el dolor crónico, el insomnio carroñero, los nuevos síntomas y efectos secundarios, la apatía. Llega la desesperación.

El aburrimiento de una situación no pedida, las pocas ansias y ganas de luchar porque cuando das un paso aparecen dos que van al contrario y te hunden en la mierda.

La falta de comunicación, los malos pensamientos, la mirada perdida de algún especialista como dándose por vencido, la crueldad de las cuatro paredes que me acogen.

Y a pesar de todo ello, quiero vivir.

Muerte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s