Un día cualquiera en Finistella

Catorce mil monstruos

y ni una masa de magia pura

que llevar a mi mochila

que ordenar en mi inventario.

Horas de luchas despiadadas

en un lugar llamado Finistella

donde sólo entran los valientes

y los cobardes hacen stream sniping.

Donde la desesperación es arte

y las mascotas no dan a basto

los sangfanjes echan chispas y humo

no sabes cuando es de noche o de día.

Y por cada golpe mortal el vacío

oteando nuevos horizontes lejanos

quizás en las nuevas mazmorras

vuelva mi maldita suerte.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s