Independencia

He aplastado

las tripas de tu conciencia,

el salto del ángel malvado

el sentirse más pesado,

en esa adolescencia perpetua

donde no tienes de que rascar,

con los cristales de una botella

a punto de amamantar,

mostrando su punto de vista

sin encender la bombilla,

doctorándose en la nata

de tu propia pornografía.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s