Yo lo digo…

Me hiciste el amor

desde Boquerón hasta Fajardo

en la historia

de tu cama de guineo.

Allá donde saltar de Toro Negro

hasta los Tres Picachos

era como jugar entre tus pechos

recorrer el valle de tu esencia.

Donde los baños secretos

del Luis Muñoz Marín

cuentan encuentros de besos

entre aterrizajes y despegues.

Me prometiste amarme

camino de Bayamón

y esperando tu promesa cumplida

me escondo en tu corazón…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s