Decídete

Temo mirarte

muerte de cupidas garras,

de ingenio maldito

de sabor amargo.

Sabes aprovechar

aquellos miedos eternos,

los que me vienen

cuando me entregas al amor.

Incendias mis ilusiones

sacándome del juego,

allá cuando me enamoro

me vuelves loco.

Me descolocas muerte

de lengua avispada,

si para ti me quieres

porque me entregas a otra…

Coqueteando con el calor que ha venido para quedarse.

Mi cuerpo y mi mente están en lados opuestos, estos días con la llegada del calor y un alto porcentaje de humedad en el ambiente, me cuesta hasta respirar y mi cabeza parece una zona de guerra con dolor por unas altas temperaturas que antes ni me afectaban, he trabajado en varias regiones de África y del Golfo Pérsico y me encantaba la calidez y el aire seco, incluso en mis años que viví en Sevilla dentro de lo pegajoso que es allí el sol siempre le miraba un lado positivo.

Soy consciente que ahora con todo lo que tengo por mi cuerpo cualquier cambio significa tener un día medio malo a uno horrible, pero si al dolor en todos los huesos y músculos le sumamos la cabeza entonces ya apaga y vámonos. Y tampoco ayuda el bochorno nocturno a mi insomnio, justo además cuando me han dado un tratamiento nuevo para ver si consiguen que duerma más de las dos o tres horas que duermo al día, pero de momento aún no hace el efecto esperado, ya no me acuerdo cuando dormí ocho horas seguidas, creo que incluso cuando estaba sano nunca logré esas horas, siempre he sido muy activo.

Así que viendo ya como el calor aprieta y aún no son ni la una de la tarde voy a ir plegando mi cueva y buscando un ventilador para no pasar una laguna de sudor hasta que refresque en la madrugada, un abrazo a todos y tener un hermoso día.