Me besaste

Me besaste bajo el puente de los cristales

allí donde centramos la atención de nuestras lenguas,

tus manos se aferraban a mi cuerpo

mi mente se apoderaba de tu adrenalina.

Me besaste sentados en una cafetería

donde las albóndigas eran meteoritos errantes,

donde mis manos se escapaban a tus pechos

y tu cuello me sabia a miel de pueblo.

Me besaste en la plaza de Barcelos

allí donde nos dimos el primer beso,

donde los abrazos sonaban a música heavy

y nuestros corazones galopan en libertad.

Un comentario sobre “Me besaste

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s