El comienzo del fin

Todas las noches sin dormir, sin pedir perdón a mi cuerpo y mente por el castigo, pero no soy el culpable de que me pase tantas cosas que el sueño me premie con el abandono.

Me gustaría ser una persona normal, de los que viven de día y duermen de noche, no ser un hijo de la noche y un paria del sol. Pero mi vida no es normal, nada en mi es fácil, todo es un foso de dolor y de cicatrices que han dejado de curar.

Empiezo un testimonio de mi final, una manera de desahogar la soledad y la falta de recursos para cambiar, bienvenidos.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s