Tu me mataste

Me mataste

y te llevaste la mitad de mi cuerpo

desangrándose por la calle

abierto en canal.

Mi mitad

que ya no tendré compartida

que jamás se juntara

con mis órganos vendidos.

Despiece salvaje

para las pirañas humanas

que me saborean

rinden pleitesía a mis carnes.

Usaste el frío acero

en no dejar nada de mí

ahora soy una parte anónima

vagando por las calles.