Un mundo utópico

Ya no quedan florecillas

ni piernas rotas que arreglar

ni quién recoja los excrementos

después de vapear.

Se ha extinguido la leche de bebés

y ya no se esnifa queroseno

ya no hay chicas guapas

ni la gente emigra al pueblo.

No se hace deporte

eso ya ha dejado de ser cool

ahora se buscan mofetas

para casarse con ellas.

Ya no quedan collares que comprar

ya no gusta el hardcore

ni los discos de vinilo volverán

aún quedan cosas por sacrificar.