Escritos desde bretema

El eco de tu memoria me habla

entre raíces gruesas de castaño,

entre el silbido de las cañas

a orillas del rio Miño.

Sembrando en mis recuerdos

las sendas conquistadas juntos,

de pies llenos de kilómetros

de las anécdotas compartidas.

Eras dueña y señora

de todo aquello que creamos,

sembrar las olas atlánticas

dispersarnos por las Rías Baixas.

Y en tu sol naciente de bandera

sentías el orgullo celta en ti,

acariciabas con gusto el Norte

adoptado patrias donde fueras…

Enamorada de mi

Me quemas en vida

y me posees como un suspiro

tus caricias me envuelven

en un manto de terror travieso,

me seduces con tu sangre

cada segundo de mi vida

todo es una fantasía

que se repite una y otra vez,

me danzas los ojos

queriendo atraerme a tu cuerpo

me robas el aliento

quieres todo mi sufrimiento,

me matas lentamente

y lo sabes a conciencia

ya me has robado el corazón

ya has vendido mi alma.

Enamorado de ti

He seguido la corriente

de tu dulce sangre hasta el mar,

he besado la sal

hasta el anochecer,

me he sumergido

en tu vientre una y otra vez

lanzado entre oleajes

y caricias.

Te he llevado al sol

calentando tus caderas

sumiso a tus ojos

enamorado de ti.