Carnívoramente

He agitado mis sentidos

y mis venas han caducado,

polvo de mis adentros escupidos

materia gris aletargada.

Proyecto de ser humano

en falsa presencia mi decadencia,

no vale para nada es despojo

esperando el camión de la basura.

Grito en la memoria

perdidas lagrimas que desentonan,

arrástrate como perro abandonado

suplicando un beso robado.

Confía en las esferas divinas

de una diosa amargada y visceral,

se comió sus entrañas y para reírse

ni latir dejo su corazón.