Te puedes…

Te puedes tirar infinitas veces desde un precipicio que nunca caerás de la misma manera, del mismo modo puedes enamorarte un millón de veces que ninguna te dejará el sabor del primero. El amor es un precipicio antiguo, lleno de rocas sueltas y firmes, que avanzan o se quedan quietas según las estaciones, los sentimientos, los actos de cada uno, de los demás.
Te puede gustar un plato de comida toda la vida que como la esencia de la propia existencia por cada porción su sabor será distinto al de otras veces.
El amor.
Espinas son.