Te gusta

Te gusta mi barba blanca

aquejada por el tiempo

señal de los años avanzados

de la experiencia aprendida.

Te gusta mi regreso

tu has abierto las puertas

de ese paraíso deseado

de tu maravilloso mundo interior.

Te gusta ver mi corazón

abierto de par en par

sin esconder mis dolencias

siendo el mismo de siempre.

Te gusta que volvamos a hablar

a decirnos todo lo que el silencio

nos ha robado todo este tiempo

a pesar de cuanto nos queríamos.