Juegos de mesa

Suena la campanilla

se abre la puerta,

entramos juntos

nos sentamos a la vez.

Tu pides pastel de carne

y una cerveza negra,

yo un café con leche

y la calidez de tu mano.

Los segundos se comen

entre tus bocados y mis sorbos,

hay silencio en la mesa

estamos nerviosos.

Me miras fijamente

directamente a mis ojos,

clavo los míos en tu plato

ya lo has comido todo.