El desayuno

Tierno

el pan tuyo de cada día

en la mermelada

compartida.

En la mesa

regalas tu presencia

en el desayuno

los dos juntos.

Hablamos

y nos reímos recordando

lo de ayer ya vivido

lo de mañana por vivir.

Me besas

acto de amor o cortesía

entre las rebanadas digeridas

sin lamentos.